¿Qué es el bruxismo?

Si sientes que después de dormir tienes dolores en la mandíbula, las cervicales o te duele mucho la cabeza, es posible que tu cuerpo te esté mandando señales: aprietas los dientes por la noche. Este fenómeno es un trastorno del sueño que se conoce como bruxismo y es un problema que se da con mucha mayor frecuencia de la que piensas.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

Vamos a comenzar explicándote qué es el bruxismo y qué causas tiene. El bruxismo es el hábito de apretar los dientes sin ninguna finalidad, como puede ser masticar o morder. La gente que padece este problema tiende a rechinar los dientes de un lado a otro provocando así desgaste en los mismos. Lo más frecuente es que el bruxismo se produzca durante la noche, pero también se dan casos en los que se aprietan los dientes durante el día, por ejemplo, en el trabajo.

Los odontólogos consideran que las causas son distintas y de hecho no llegan a un punto de acuerdo, salvo a que el estrés puede ser el mayor desencadenante y una mala alineación de los dientes y mordida. Además, creen que el tipo de alimentación, los hábitos de sueño, la postura o la incapacidad para relajarse pueden ser otro de los factores causantes.

Síntomas del bruxismo

El bruxismo en un primer momento es complicado de detectar, ya que cuando los síntomas empiezan a aparecer las personas que lo sufren no suelen asociarlo a apretar los dientes. Por ejemplo, si tienen dolores de cabeza lo achacarán a muchos motivos antes que apretar los dientes o el dolor muscular pensarán que puede ser de una mala postura.

Uno de los principales síntomas es el dolor de los músculos faciales o del cuello, ya que se tensan al estar toda la noche apretando. Esta tensión también se ve reflejada en la cabeza, provocando fuertes dolores como hemos comentado. Rechinar los dientes de un lado a otro provoca también un desgaste que aunque el paciente no lo nota el dentista podrá ver una exploración rutinaria.

Consecuencias del bruxismo no tratado

Puede que estés pensando que este no es un problema grave, que es algo sin importancia y prefieras ahorrarte el dinero y no tratarlo. Quizás si te contamos las consecuencias que puede tener a largo plazo cambies de opinión.

Como te hemos dicho, la acción de rechinar los dientes de un lado a otro va provocando un desgaste en los dientes. A corto plazo es probable que no notes nada, pero con el paso del tiempo este desgaste irá generando fisuras en las piezas dentales hasta acabar rompiéndose. Este desgaste también favorece la formación de caries al volverse los dientes más sensibles, por ello también es más molesto consumir alimentos muy fríos o muy calientes.

El bruxismo si no se trata afecta a las encías, ya que provoca que se inflamen. Si este problema no se detecta este problema a tiempo las encías inflamadas provocarán movilidad dental, que normalmente termina en la pérdida de un diente.

La articulación mandibular y los músculos que rodean a la boca también se resienten a largo plazo. Esto puede provocar problemas para masticar y para hablar.

Tratamiento del bruxismo

La buena noticia para todos los que sufren bruxismo es que su tratamiento es muy sencillo y hay varias alternativas posibles. Además el bruxismo también se puede evitar con técnicas de relajación o calor. 

  • Para evitar que sigas apretando y rechinando tus dientes durante la noche tu odontólogo te recomendará con total seguridad el uso de una férula de descarga. Esto es simplemente un aparato hecho de resina que se fabrica a medida para cada paciente y evita que aprietes tus dientes durante la noche. Recuerda lavar todos los días la férula antes y después de cada uso para evitar que se acumulen bacterias.
  • El dolor puede aliviarse con analgésicos y antiinflamatorios. Recuerda que ahora debes acudir a tu dentista o doctor a solicitar una receta para poder comprar estos medicamentos.
  • Poner en práctica técnicas de relajación para evitar el estrés ayuda a no tensar los músculos. Además, se recomienda realizar también ejercicios de relajación antes de dormir para que el efecto sea aún mayor.
  • Si tras evaluar la situación tu dentista considera que la causa de tu bruxismo es una mala alineación de los dientes o problemas de mordida, la solución será un tratamiento de ortodoncia. Ya te hemos hablado en artículos anteriores de la ortodoncia invisible y de los brackets para que te informes bien sobre estos tratamientos.
  • En casos extremos en los que la férula y otros tratamientos no han sido efectivos, será necesaria una cirugía para corregir el problema. Una de las técnicas usadas en este tipo de intervenciones es el uso del botox para que el músculo mesetero, que es el que provoca el bruxismo, pierda masa y fuerza, con lo que disminuye su actividad. Además, de solucionar tu problema tiene beneficios estéticos, como afinar el rostro o marcar los pómulos.

¡Te escuchamos!

Si tenías dudas sobre el bruxismo creemos que con esta información pueden quedar claros los puntos más importantes sobre este problema. Y si crees que necesitas algún dato que necesites, tienes alguna sugerencia o quieres contarnos tu experiencia, escríbenos en los comentarios. Te recordamos que puedes encontrar un profesional que se adapte a tus necesidades.

 

comentarios
0