Carga inmediata de implantes: riesgos y requisitos

Perder una pieza dental es un problema, ya no solo de salud, si no también estético. Sin embargo, el procedimiento para colocar un implante y la corona definitiva normalmente no es precisamente rápido, ya que muchos odontólogos esperan a que finalice el proceso de osteointegración (integración del implante en el hueso) para colocar la corona. Gracias a la técnica de carga inmediata se puede poner el implante y una corona provisional el mismo día de la cirugía.

¿Qué es una carga inmediata dental?

La carga inmediata es una técnica empleada en implantología para colocar el implante y la corona provisional el mismo día en el que se le realiza la cirugía al paciente. Esta corona es algo más pequeña para que no choque con los dientes de arriba y dañe el implante. La calidad de la corona también es peor que la de la definitiva. Esta se colocará al cabo de tres meses, una vez el implante cicatrice y se integre con el hueso.

Esta técnica es posible gracias al software CAD/CAM que permite planificar el caso de forma digital en 3D. Con él se analizan las figuras anatómicas del paciente y se permite una simulación de la cirugía. Así se puede determinar el punto exacto de colocación del implante, con lo que se reducen las posibilidades de rechazo y permite la colocación de una carga inmediata. Al estar planificado digitalmente, es un tratamiento mucho más fiable y seguro.

Ventajas de la carga inmediata

Elegir la técnica de carga inmediata para tu tratamiento de implantes tiene muchas más ventajas de las que piensas, y no solo en el aspecto estético.

  • Mejora la estética sobre todo cuando la pérdida del diente se ha producido en los incisivos y/o caninos.
  • Recupera masticar casi con normalidad, aunque no se hará correctamente hasta tener la definitiva.
  • La encía se adapta mejor a la corona, ya que con la provisional va cogiendo la forma y en el momento de colocación de la corona definitiva la encía no se resiente tanto.
  • Evita la sobrecarga de otras piezas dentales.

    ¿Qué partes tiene un implante de carga inmediata?

    En realidad, el implante es solo la pieza metálica que se inserta en el hueso. Además, hay que colocar otros elementos que simulen la estética de un diente natural en la carga inmediata.

    • Implante. Es la pieza metálica con aspecto de tornillo que se coloca en el hueso y funciona a modo de raíz. Sobre ella se coloca el resto de los elementos de este diente artificial.
    • El pilar. El pilar se coloca justo encima de la línea de la encía. Sobre el pilar se coloca la corona.
    • Corona provisional. Es la pieza visible y que simula la corona de un diente real. Es de un tamaño y calidad menor que el de la corona definitiva. Una de sus funciones es evitar el dolor en la masticación y evita el crecimiento de las encías.
    • La corona definitiva. A diferencia de la corona provisional, es una pieza visible mucho más parecida a la forma y color de un diente real. Permite una funcionalidad completa tanto al comer como al hablar.

¿Qué requisitos hay que tener para ponerse implantes de carga inmediata?

La carga inmediata no está indicada para todos los casos. El requisito más importante es contar con un hueso sano y suficiente para poder colocar el implante o de lo contrario el implante fracasará. En los casos en los que no sea así, el implantólogo tendrá que realizar un injerto de hueso antes de colocar el implante. Posteriormente deberá valorar si es lo suficiente estable para una carga inmediata o no.

Tampoco se recomienda la carga inmediata en pacientes con alguna patología derivada del tabaquismo o alcoholismo, pacientes con alguna enfermedad periodontal o que padezcan enfermedades crónicas como la diabetes.


¿Qué riesgos tiene la carga inmediata?

El proceso en el que implante se “agarra” al hueso se conoce como proceso de osteointegración y dura en torno a 3 meses. Se dice que durante este periodo un implante fracasa cuando alrededor del mismo no se crea nuevo hueso, si no un tejido fibroso que no permite que este se fije por completo. Este suceso se puede producir cuando un candidato no es apto para una carga inmediata, aunque también hay otras causas:

  • No seguir los consejos de tu doctor. En el postoperatorio de tu implante debes seguir una serie de pautas como no fumar o cepillarse de forma cuidadosa.
  • Enfermedades bucodentales. Los pacientes con gingivitis o periodontitis tienen más posibilidades de sufrir un rechazo.
  • Enfermedades crónicas. Es común ver que personas con enfermedades crónicas como la diabetes pierden sus implantes.
  • Golpes. Recibir un golpe en la zona de implante puede perjudicar el proceso de osteointegración.
  • Falta de hueso. Como hemos comentado hay que tener hueso suficiente para poner el implante, si no se realiza un injerto, es muy probable que se produzca un rechazo.

Elige el mejor dentista para tu carga inmediata en implantes

Cualquier odontólogo no puede y no debe colocarte un implante. La carga inmediata es una cirugía por lo que debe realizarlo un implantólogo con especializado en cirugía dental. Una mala colocación del implante no solo puede derivar en un rechazo, si no en complicaciones de salud más grave. Por eso recomendamos informarse bien sobre la carrera profesional y estudios del odontólogo que va a colocarlo. Puedes elegir una clínica dental de confianza en el buscador eden.clinic. Filtra la búsqueda por implantología para ver la información de las clínicas cercanas a ti y ver las opiniones de sus pacientes.

comentarios
0